Síguenos en:

Síguenos en Twitter Siguenos en Facebook Siguenos en Google+ Siguenos en por RSS

martes, 29 de octubre de 2013

Riesgo de ACV en pacientes con hemorragia conjuntival

Estudio de tres años de seguimiento: Investigación sobre la relación entre hemorragia conjuntival y accidente cerebro vascular, a partir de base de datos demográficos nacionales.

Dres. Tsung-Jen Wang, Joseph J. Keller, Jau-Jiuan Sheu & Herng-Ching Lin.
Acta Ophthalmol. 2013: 91: 226–230




Pueden producirse hemorragias en todo tipo de tejido ocular, cuando esto ocurre por debajo de la conjuntiva se denomina hemorragia conjuntival o subconjuntival. Puede suceder de manera espontánea sin factores etiológicos, especialmente en personas mayores o arterioscleróticas, pero también en personas sanas. Aunque se cree que los pacientes con hemorragias más importantes suelen tener una presión sanguínea sistólica más alta, el tamaño y la forma de la lesión no está relacionada con la hipertensión. A pesar de que no existen estudios que hayan podido probar la existencia de una asociación, se sigue recomendando que los pacientes con hemorragia conjuntival se controlen la presión sanguínea.

El accidente cerebro vascular es una de las principales causas de discapacidad en adultos. Los factores de riesgo sistémicos asociados son hipertensión, diabetes, enfermedad cardiovascular y edad avanzada. Varias de estas afecciones también están asociadas con el desarrollo de hemorragia conjuntival. Por lo tanto, es importante establecer si la hemorragia conjuntival es un predictor confiable de futuro accidente cerebro vascular. Utilizando una base de datos demográficos de Taiwan, en el presente estudio se investigó la relación entre hemorragia conjuntival y riesgo de accidente cerebro vascular en un periodo de seguimiento de tres años de diagnosticada la hemorragia conjuntival.

Pacientes y métodos


Se analizaron los datos provenientes de la Base de datos longitudinal de seguro de salud de Taiwan 2000, (Taiwan Longitudinal Health Insurance Database 2000). La cohorte estuvo integrada por 17349 pacientes con hemorragia conjuntival y 86745 controles. Se analizó en cada paciente el periodo de tres años siguiente a la fecha de la hemorragia conjuntival para identificar a los que fueron diagnosticados con accidente cerebro vascular durante dicho período.


Índice de supervivencia sin accidente cerebro vascular en pacientes con hemorragia conjuntival y controles en Taiwan.

Índice de supervivencia sin accidente cerebro vascular


 Días después de consulta ambulatoria

Aparentemente, hasta el momento ningún estudio analizó la relación entre hemorragia conjuntival y accidente cerebro vascular. El presente estudio observó que el riesgo de accidente cerebro vascular aumentó durante el período de seguimiento de tres años posterior al diagnóstico de hemorragia conjuntival. También se descubrió que, además de la hipertensión, otras patologías como diabetes, hiperlipidemias, fibrilación atrial y enfermedad coronaria tuvieron más prevalencia entre los pacientes con hemorragia conjuntival que en los controles.

La hipertensión es el principal factor de riesgo de desarrollo de trombosis de la vena retiniana, trombosis de arteria retiniana y neuropatía óptica isquémica. Durante la hipertensión se producen  cambios microvasculares  que podrían estar relacionados tanto con la hemorragia conjuntival como con el accidente cerebro vascular. Pitts et al, compararon 78 pacientes con hemorragia subconjuntival y 78 controles con problemas oftalmológicos no relacionados, confirmando que la presión sanguínea es mayor en los pacientes con hemorragia conjuntival. Otro estudio informó que la mayoría de los casos de hemorragia conjuntival estaban asociados a casos de hipertensión no controlada de pacientes mayores. Asimismo, observaron que la cantidad de pacientes con hemorragia conjuntival aumenta notablemente en mayores de 50 años. Patologías como diabetes e hiperlipidemias y complicaciones con tratamientos anticoagulantes también aumentan con la edad. Por el contrario, en pacientes jóvenes (<40 años) es más común que la hemorragia se produzca por trauma.  Por esta razón, no solo excluimos el trauma de los pacientes estudiados, sino que además seleccionamos personas de por lo menos 40 años. Aún así observamos que la hemorragia conjuntival constituía un factor de riesgo independiente de posterior accidente cerebro vascular.

Los resultados de la presente investigación indican que la hipertensión, diabetes, hiperlipidemia, fibrilación atrial y enfermedad coronaria estuvieron asociadas con hemorragia conjuntival. Estas patologías pueden controlarse mediante medicación si el paciente es atendido a tiempo y se controla regularmente. Luego de ajustar adecuadamente por factores de confusión, los resultados indicaron que los pacientes que sufren hemorragia conjuntival tienen un riesgo significativamente mayor de accidente cerebro vascular en los tres años siguientes al diagnóstico. Los oftalmólogos deberían advertir a los pacientes con hemorragia conjuntival acerca de la posibilidad de que se incremente dicho riesgo.

Conclusiones

En el presente estudio los pacientes con hemorragia conjuntival tuvieron un aumento significativo del riesgo de accidente cerebro vascular en los tres años de seguimiento posteriores al diagnóstico.