Síguenos en:

Síguenos en Twitter Siguenos en Facebook Siguenos en Google+ Siguenos en por RSS

viernes, 1 de febrero de 2013

X

Autopsia virtual: Analizar cadáveres sin mancharse de sangre 

La autopsia del futuro, en imagen digital: Dentro de una década, gracias a las nuevas tecnologías de imagen, todos los grandes centros de anatomía forense contarán con equipos capaces de determinar las causas de la muerte de una persona sin necesidad de abrir los cuerpos.


www.belt.es ANEXO: FOTOS Y VIDEO VIRTUAL

                        

Hasta ahora la medicina forense no contaba con demasiados puntos atractivos, más allá de los que se encuentran  en las populares series de ficción («CSI o Bones»). Dentro de poco, y gracias a los avances de la tecnología de la imagen, ser médico forense puede convertirse en una profesión «muy limpia». No se trata de un adiós definitivo a los tradicionales laboratorios donde con multitud de herramientas se diseccionaban los cadáveres, de una forma bastante desagradable. Más bien se busca una ayuda, de mano de los equipos de radiología, que tanto han avanzado en los últimos años. De manera que son los rayos los que actúan como sierras, bisturís... y los médicos sin guantes y casi sin bata pueden analizar los cuerpos.

Las primeras experiencias vienen de la Universidad de Berna, en Suiza. La técnica virtual fue empleada como tal ya hace unos siete años por el equipo de Michael Thali, patólogo forense y responsable del proyecto denominado «Virtopsy», que lleva a cabo desde el Instituto Radiológico de la universidad helvética. «Tras llevar a cabo centenares de pruebas hemos detectado que este sistema precisa con exactitud entre el 60 y el 80 por ciento de las lesiones internas», explica a este semanario Thali.

¿Dónde?

Pese a que ahora resulte una técnica costosa, desde el punto de vista económico, a efectos prácticos ya se encuentra implantada en algunos centros de los países escandinavos, en Alemania, Australia, Malasia, EE UU y en los países árabes, «donde debido al problema del terrorismo se concibe como una herramienta muy práctica», añade Thali. Este experto augura que «en tan sólo una década, esta experiencia será una realidad en la mayoría de los grandes centros de medicina forense». Ya existen algunos institutos que lo emplean, aunque en España no están todavía en pleno desarrollo, como apunta Francisco Pera Bajo, director de la Revista de Medicina Legal. Sin embargo, poco a poco surgen laboratorios que implantan los medios necesarios para llevarlo a cabo. Entre ellos se encuentra el Servicio de Anatomía Patológica del Hospital Universitario Clínico San Carlos, de Madrid –que dirige Juliana Fariña–, el Hospital de Txagurritu, en Vitoria, o el Instituto de Medicina Legal de Aragón, entre otros.

María Concepción Millana, perteneciente al centro madrileño, manifiesta que «las ventajas de esta técnica se basan en que conserva la integridad del cadáver, permite guardar el estudio almacenado en un archivo digital, realizar reconstrucciones en 3D y permite emplearse en autopsias de alto riesgo –contaminación bioquímica del cuerpo–». La virtopsia (Virtopsy) o autopsia virtual al igual que la ecopsia (autopsia ecográfica) es un estudio post mortem que utiliza técnicas de imagen como la tomografía computerizada (TC) y la resonancia magnética (RM). La virtopsia se emplea principalmente en el ámbito de la investigación criminal de muertes accidentales y asesinatos, con la ventaja de que no destruye las pruebas forenses a diferencia de la autopsia tradicional. Por otro lado, «la ecopsia es un estudio post mortem que consiste en una ecografía de todo cadáver acompañada de toma de una serie de muestras mediante pequeñas punciones de órganos, lesiones y aspiración de líquidos dirigidas por ultrasonidos, para posteriores estudios citológicos, anatomopatológicos, microbiológicos, tóxicos, bioquímicos y genéticos», expone Millana.

El método en sí resulta sencillo al combinar los resultados de las diferentes técnicas de escaneado. «Mientras que una resonancia magnética produce imágenes más precisas de los tejidos blandos y la angiografía visualiza el interior de los vasos sanguíneos, una tomografía computerizada busca las lesiones esqueléticas y los daños cerebrales», aclara Thali. La exploración puede llevar unos treinta minutos.

Ventajas

Una autopsia virtual resulta un buen método en accidentes de bioterrorismo, pues el riesgo de contaminarse patólogos y el resto de personal sanitario es muy bajo. Además, gracias a la precisión de las imágenes se pueden observar detalles que  normalmente el ojo humano no descubre en una autopsia convencional. Por otro lado, esta técnica se abre camino en aquellos países donde no aceptan la realización de los estudios post mórtem debido a las razones culturales y religiosas. El responsable del proyecto «Virtopsy» asegura que «con esta herramienta se puede observar en tres dimensiones la trayectoria de los proyectiles sin destruir el cuerpo».

A pesar de las múltiples aportaciones de la autopsia virtual, en su expansión e implantación general, hay algunos obstáculos, además de los costes económicos. En este sentido, Millana manifiesta que «la tecnología es uno de los problemas que presenta este tipo de estudio virtual, ya que cuanto mayor resolución tengan los equipos (ecografía, tomografía o resonancia) y especialmente si pueden hacer reconstrucciones en 3D serán más caros y a la vez más útiles, pero en realidad no se diferencian de los usados en vida. La ecopsia, además, utiliza material para las aspiraciones y necropunciones para el procesamiento de las muestras en los laboratorios que son habituales en los hospitales».

Además, existe cierto riesgo de error, ya que no permite observar las lesiones y los órganos con el ojo humano y cabe la posibilidad de que haya equivocaciones a la hora de interpretar las imágenes, por culpa de una mala o escasa resolución de los equipos disponibles. En este sentido, Millana sostiene que «la ecopsia es más aceptada que la autopsia clásica por los familiares del fallecido ya que el cadáver no se abre con bisturí y con frecuencia están familiarizados tanto con la ecografía como con las punciones y biopsia que se realizan en pacientes vivos».

Pese a que  las imágenes ecográficas tienen una menor resolución que las del TC y RM, la toma muestras que permite la ecopsia es una gran ventaja, como destaca Millana, «ya que evita errores de interpretación por los fenómenos cadavéricos y revelalos tumores, las infecciones y otros tipos de lesiones que precisan su confirmación con los estudios anatomopatológicos y microbiológicos».

Mesa de trabajo en 3D

Como para realizar el estudio post mórtem los médicos ya no necesitarán diseccionar el cadáver y hurgar en su interior para buscar las claves de su muerte, deberán buscar otras formas de llevar a cabo el estudio de las imágenes que la autopsia virtual. Thomas Rydell, director del Estudio del  Instituto Interactivo Sueco, es el responsable de la creación de la herramienta que recopila y elabora las imágenes objeto de estudio de los médicos, que colaboró para ello con el Centro de Visualización y de Imágenes Médicas y Científicas del mismo país. Con la ayuda de un interfaz multitáctil, el usuario puede manejar de forma libre y sencilla cualquier grupo de datos volumétrico que haya sido generado por los exploradores del CT y de MRI –tomografías y resonancias magnéticas, a las que se somete a los cadáveres–, como explica Rydell. Al emplear los datos proporcionados por exploraciones de un cuerpo real, la tabla permite que el usuario quite capas tales como piel y músculo, o el tejido y sistemas circulatorios, enfoque adentro y hacia fuera y corte a través de las diferentes secciones como si su dedo se convirtiera en un cuchillo virtual.

Las fotografías que se presentan en las causas criminales pueden ser difíciles de explicar y la visión real llega a desagradar. Demostrar la evidencia como representación 3D de la víctima resulta sencillo de entender a la vez relevante. Los investigadores que las han probado aseguran que las autopsias virtuales proporcionan más información que los estudios tradicionales, ya que son más precisas.







09 de enero de 2013 - 10:00
Reuters
Iván Turmo, swissinfo.ch
La capital helvética alberga un centro pionero de autopsia virtual o ‘virtopsia’. El equipo del Instituto de Medicina Forense de la Universidad de Berna creó hace una década la novedosa técnica de imagen digital que traza un mapa interno de la persona fallecida y que mantiene el cuerpo intacto. La novedad es que se analizan los cadáveres mediante un escáner óptico en tres dimensiones, creando un “cuerpo virtual” que es capaz de detectar más del 75% de las causas de la muerte.
En los últimos años se ha utilizado para analizar las muertes súbitas o en accidentes y asesinatos de la ciudad helvética. La autopsia virtual no destruye pruebas forenses y es muy útil para la investigación de estos sucesos. Stephan Bolliger, es uno de los miembros del equipo liderado por el profesor Michael Thali, que a finales de los noventa tuvieron “una visión revolucionaria”. 




                                    Michael Thali explica en el centro suizo cómo se realiza esta novedosa técnica de autopsia.

Michael Thali explica en el centro suizo cómo se realiza esta novedosa técnica de autopsia. (Reuters)
Los forenses berneses se reunieron con radiólogos para determinar si “lo que era bueno para las personas vivas era también para los fallecidos”, relata a swissinfo.ch, Bolliger. Los resultados de la correlación entre comparativas de los datos internos, extraídos en la autopsia manual, y de los externos -con las tomografías- eran buenos. “También en esa fecha la policía empezó a utilizar el escaneado de superficie en tres dimensiones, así que también incorporamos después la resonancia magnética”, explica Bolliger.


El futuro ya está aquí

La virtual es un importante complemento a la autopsia tradicional y su uso crece a escala mundial. Las que parecen claras son sus ventajas como su carácter de no invasiva. 

“La autopsia virtual deja el cuerpo intacto, por lo que suaviza los momentos de dolor a la familia de la víctima y además respeta a las religiones que prohíben la disección de cadáveres. Por todo ello está muy bien aceptada entre la sociedad”, apunta Bolliger. 



La técnica lleva unos años en aplicación y todavía está en desarrollo. Hasta la fecha es una herramienta complementaria de la autopsia tradicional. “Todavía es algo del futuro, pero el futuro ya ha empezado”, enfatiza el forense suizo.

Autopsia interactiva

Las autopsias virtuales digitales crean registros permanentes en 3D del cuerpo. Las muestras reales son difíciles de transportar y compartir entre patólogos, mientras que la imagen digital del cuerpo ser puede compartir entre los distintos especialistas. Esta interactividad simplifica la labor y reduce el coste económico de estas prácticas. Además, los resultados pueden ser examinados tantas veces como se precise, al contrario que con la autopsia normal que es totalmente invasiva.




Así, los forenses suizos estudian casos de Australia, Escandinavia o de soldados de EE UU fallecidos en lrak o Afganistán. “Ellos nos mandan los datos ya escaneados para que los podamos estudiar aquí y comparar con muestras que tenemos en Suiza”. De esta forma realizan una investigación completa en un mismo lugar. “Reunir a un dentista, forense y a un patólogos en un mismo punto es una ventaja muy importante”. Los forenses militares estadounidenses de la Base de la Fuerza Aérea de Dover emplean un modelo similar al de Berna para efectuar autopsias a los cadáveres de sus soldados.

Conjunto de técnicas

Más que una técnica en si misma, la autopsia virtual consiste de un conjunto de técnicas de diagnosis médica. Su base principal es la tomografía computarizada multicorte (TAC) y la resonancia magnética. La tomografía ofrece una imagen general del cuerpo y sus patologías, mientras que la resonancia puede proporcionar información más detallada acerca de regiones y órganos específicos. 


El de Berna es el único centro en el que se combina el escaneo de superficie con datos de resonancia magnética, tomografía computerizada, angiografía y biopsia post mortem. El dispositivo de biopsia post mortem es muy reciente y utiliza una aguja para extraer células. Por su parte, la angiografía permite analizar el sistema circulatorio y los vasos sanguíneos.


A pesar de que ya es una realidad, los especialistas consideran que es demasiado pronto para que las virtuales sustituyan definitivamente a la vieja técnica de la autopsia. Aparte de su alto coste, el diagnóstico por imágenes no va a reemplazar la evaluación realizada por el especialista en tanatología el examen químico o el toxicológico.

Aplicaciones de la ‘Virtopsia’

  • La principal aplicación en este campo de la Patología Forense es el estudio de las lesiones y de las causas de muerte.
  • La identificación de hematomas ocultos, el estudio del impacto, 
  • Identificación de trayectorias de lesiones (por armas de fuego o armas blancas) pueden ser de suma utilidad en el esclarecimiento de un caso. 
Además, las mediciones son exactas y permiten una exhaustiva documentación del caso y pueden ser examinadas cuando sea necesario. El sistema jurídico también se beneficiará de esta nueva tecnología. porque las imágenes se pueden mostrar más fácilmente en la salas y no conlleva el mal trago de recurrir a la autopsia tradicional.

Autopsia virtual

La autopsia virtual o ‘Virtopsy’ es desde hace unos años una práctica novedosa de realizar la autopsia. La técnica nació en el Instituto de Medicina Legal Forense de la Universidad de Berna con el deseo de poner las nuevas técnicas radiológicas a beneficio de la ciencia forense. En lugar de usar bisturí, los médicos analizan digitalmente los cadáveres.  La autopsia virtual recurre a la resonancia magnética y a la tomografía computarizada.  El nuevo sistema permite trazar un mapa interno del cadáver a través de imágenes.

ANEXOS

Video virtual : http://youtu.be/bws6vWM1v6g